carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Kiss Me Kate

Los años cuarenta no fueron generosos con Cole Porter. A raiz de una grave caida de caballo que le tuvo postrado durante meses en 1937 y del que nunca se recuperó parecía que su momento de gloria había pasado, con un fracaso comercial tras otro en Broadway. Y de pronto, en 1948 estrena Kiss Me Kate, una obra que se desarrolla durante la representación de otra obra, en este caso La Fierecilla Domada, de Shakespeare, y se convierte en su mayor éxito con mas de 1000 representaciones.

La MGM compró los derechos de la obra y, quizás no fiándose mucho del posible resultado decidió, por un lado, no fichar a ninguna estrella externa al estudio y colocar a actores en nómina y por otro lado, recurrir a la sensación del momento: filmar la película en 3-D, lo que la convierte en el único musical de la historia en este formato.

Las tres dimensiones fueron flor de un dia, y para cuando la producción estaba terminada su momento ya había pasado y apenas se pusieron copias en circulación siendo la versión en 2-D la que ha perdurado. Aun asi, es evidente la presencia de trucos de cámara para aprovechar el 3-D, como el frecuente lanzamiento de objetos a la cámara.

Se mandó a André Previn y el arreglista Saoul Chaplin a retocar la partitura original de Porter pero prácticamente dejaron todos los números musicales, cosa poco frecuente, limitándose a adaptar los textos a la censura cinematográfica (mucho mas estricta que la teatral) y a algún cambio de orden. Como coreógrafo se elígió a Hermes Pan, responsable de la mayoria de los números de Fred Astaire y Ginger Rogers, y para dirigirlos a todo, un hombre de confianza de la MGM, George Sidney.

KissMeKateFilm El elenco de actores se dividía como era normal en esa época entre los que cantaban pero no bailaban, y los que bailaban pero no cantaban. Los primeros eran los protagonistas Howard Keel y su frecuente pareja cinematográfica Kathryn Grayson y entre los segundos los fantásticos Ann Miller, Tommy RallCarol Haney, Bobby Van, y Jeanne Coyne. Y por supuesto, mención aparte hay que hacer de Bob Fosse, en uno de sus primeros y escasos papeles delante de la cámara, asi como de dos actores que ni cantaban ni bailaban, pero aún así interpretan uno de los números mas deliciosos de la película: los gángsteres interpretados por Keenan Wynn y James Whitmore, éste último mas conocido quizá por su interpretación del preso suicida en Cadena Perpetua (The Shawshank Redemption, 1994).

Las voces operísticas de Keel (barítono) y Grayson (soprano) pueden haber quedado algo desfasadas para el espectador de hoy en dia, pero Kiss Me Kate pertenece a esa categoría de joyas a redescubrir. Las canciones de Porter y la espectacular coreografía interpretada por brillantes bailarines profesionales es demasiado aliciente para ignorar esta magnífica película.

Videos

Wynn y Whitmore interpretan este clasico de Cole Porter Brush Up Your Shakespeare frente a Keel. No saben cantar ni bailar, pero que delicia verles actuar:

Hermes Pan, el corégrafo, consciente de la calidad de sus bailarines, les dió libertad para preparar sus propios segmentos en esta impresionante escena final y en apenas 40 segundos, Bob Fosse rompió los esquemas de la época y preparó una revolucionaria escena junto a Carol Haney que ha pasado a la historia del musical y del baile. El futuro estilo Fosse se puede reconocer perfectamente en su segmento de From This Moment On, curiosamente el único tema que no pertenece a la obra original, sino que fue escrita y rechazada por Porter para una obra anterior. Fosse es el mas bajo de “los otros dos”:

5 Comentarios

  1. Tracy Lord

    ¡Muy buen post!

    Responder
    1. Arroyero

      Pues muchas gracias. A veces me puede mi pasión por estas películas antiguas y nunca se si he encontrado el punto correcto entre información y pasión. Lo que no dices es si te ha despertado la curiosidad por verla, que a fin de cuentas es mi principal interés. Que te guste ya es otro tema…:)

      Responder
  2. Tracy Lord

    Andaba un poco apurada el otro día, así que me limité a dejarte esas tres palabras.

    Pero sí, tengo muchas ganas de poder ver Kiss me Kate, porque

    1)tal y como la has descrito sería un crimen no verla y,

    2)Me encanta ese tipo de películas. Como dice mi madre, me he quedado en el siglo pasado cinematográficamente hablando.

    Así que sigue publicando post así, que nos harás un favor muy grande a todos los que te leemos!

    Responder
  3. Pingback: Alta Sociedad | Desde El Arroyo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *