carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Tubular Bells

El tiempo puede ser cruel con algunos discos. El cambio de tendencias musicales, los gustos veleidosos del público, los defectos que sólo se perciben tras repetidas escuchas…

Tubular Bells debe ser de los pocos álbumes destrozados por su propio autor. Desde que Richard Branson decidiera iniciar su imperio discográfico (Virgin) con esta ópera prima (Que ya hay que echarle arrestos), el Sr. Oldfield se ha dedicado a exprimirlo en una serie interminable de versiones: Tubular Bells II (1992), Tubular Bells III (1998), The Millennium Bell (1999), Tubular Bells 2003 (2003), por no hablar de versiones estéreo, cuadrofónicas (para gente con cuatro orejas), y en SACD, e incluso una versión ¡para el Commodore 64!

No todo es culpa suya, evidentemente. Que William Friedkin eligiera el solo de piano en 15/8 para su película El Exorcista (1973) haciéndola mundialmente reconocida no se le puede achacar.

Pero si conseguimos abstraernos de toda la paja, y aquí incluyo la mayor parte de la discografía de Oldfield, nos quedaremos con lo que siempre fue: Una obra colosal que gana con cada audición, y que no cansa al oirla, por su impresionante gama de matices sónicos y su indudable capacidad de abstracción.

2 Comentarios

  1. eliseo

    Osea te cargas 24 discos de un autor de un plumazo….¿paja? …sin más comentarios.

    Responder
  2. arroyero

    No, solo hablo de las innumerables versiones del TB. Oldfield hizo cosas muy interesantes y hermosas hasta el Crises.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *