carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Tipper Gore contra Zappa

Ayer se hizo pública la separación de Al Gore y su esposa Tipper Gore. Tranquilos que no me he convertido en cronista de sociedad, pero la noticia me ha recordado la historia del enfrentamiento de Tipper y Frank Zappa. Es una bonita historia.

En 1985 Al Gore era senador de los Estados Unidos y él y su esposa tenían una hija, que a la sazón tenía 11 años, llamada Karenna. La niña le insistió a la madre que quería el último disco del genio de Minneapolis Prince, el superventas Purple Rain, y dado que en aquel entonces no podían descargarlo gratuitamente no tuvo mas remedio que salir a compralo (si, entonces las discográficas todavía chantajeaban a las pobres gentes de esta forma).

En fin, madre e hija volvieron de la tienda y la niña puso encantada su nuevo disco, hasta que a la madre por poco le da un soponcio cuando en uno de los temas, Darling Nikki, Prince hace una referencia poco velada de la masturbación (ver comentario de Manuel de la Fuente abajo para mayores detalles).

I knew a girl named Nikki
I guess u could say she was a sex fiend
I met her in a hotel lobby
Masturbating with a magazine
She said how’d u like 2 waste some time
And I could not resist when I saw little Nikki grind

Hasta aquí todo normal. A fin de cuentas ¿A qué madre le gusta la música que oye su hija? Pero claro, no todas las madres están casadas con senadores de los Estados Unidos, y a la tienda se fué de vuelta para reclamar la devolución del artículo para encontrarse con un NO como una casa dado que ya le había quitado el precinto. Y es que por mucha segunda dama que seas con las cosas de comer no se juega.

Ah pero no es Tipper mujer que se arrugue fácilmente y para demostrar de lo que era capaz fundó la Parents Music Resource Center (PMRC), también llamada despectivamente el club de esposas de Washington, que básicamente pretendía la protección de la juventud americana y convencer a la industria discográfica de la necesidad de controlar los contenidos que, pudiendo ser moralmente cuestionables, llegaban sin control a la dulce juventud americana. Para ser exactos, nunca pretendieron censurar o prohibir dichos contenidos sino que se marcara claramente en el exterior de los discos que el contenido podía ser no apropiado para los jóvenes, o bien se mostraran las letras en el exterior, para que los padres juzgaran por si mismos. También proponían el uso de etiquetas para dar a conocer la naturaleza de la ofensa (alcohol/drogas, Sexo, Ciencias Ocultas, etc) y la prohibición de usar mensajes ocultos, como aquellos que al parecer podían escucharse reproduciendo el LP al revés (sic).

Para ilustrar su postura, hicieron pública una relación de quince canciones, apodada “Las Quince Sucias”, que según ellas ofrecían una perversa influencia en las mentes de sus vástagos. La relación era:

 1. Prince, “Darling Nikki” (sexo)
2. Sheena Easton, “Sugar Walls” (sexo)
3. Judas Priest, “Eat Me Alive” (sexo)
4. Vanity, “Strap On Robbie Baby” (sexo)
5. Mötley Crüe, “Bastard” (violencia)
6. AC/DC, “Let Me Put My Love into You” (sexo)
7. Twisted Sister, “We’re Not Gonna Take It” (violencia)
8. Madonna, “Dress You Up” (sexo)
9. W.A.S.P., “Animal (Fuck Like a Beast)” (sexo/lenguaje)
10. Def Leppard, “High ‘n’ Dry (Saturday Night)” (drogas y abuso de alcohol)
11. Mercyful Fate, “Into the Coven” (satanismo)
12. Black Sabbath, “Trashed” (drogas y abuso de alcohol)
13. The Mary Jane Girls, “In My House” (sexo)
14. Venom, “Possessed” (satanismo)
15. Cindy Lauper, “She Bop” (masturbación)

A esta lista hay que añadir Strap on Robbie Baby de Vanity y In My House de Mary Jane Girls. Hay que destacar también que el tema de Sheena Easton fue compuesto por Alexander Nevermind, uno de los seudónimos de Prince. Vamos, que le tenían atravesadito.

Debido a la influencia que estas damas tenían (o mas bien sus esposos) la polémica llegó al Senado estadounidense y el encargado de dar el discurso inaugural fue el Sr. Al Gore estando por un lado la PMRC con su esposa al frente y por otro un grupo de artistas que se oponían a la medida, fundamentalmente por ir en contra de la Primera Enmienda, y entre las cabezas visibles del grupo estaban Frank Zappa, John Denver y Dee Snider, uno de los componentes de Twisted Sisters. La voz cantante la llevó Zappa que llegó a llamar “Terrorista cultural” a Tipper.

La perversa medida que proponen no aporta ningún beneficio real a los niños, va contra las libertades civiles de los que no son niños, y desde luego va a llenar de trabajo a los juzgados durante años. F. Zappa.

Al final de todo el proceso nada menos que 19 compañías discográficas aceptaron incorporar una etiqueta de aviso en los discos de “cuestionable” moral, y Zappa publicó el disco “Frank Zappa Meets The Mothers of Prevention” en 1985  basado en la investigación del senado. Prince, que lo empezó todo y por el que dieron la cara otros, nunca dijo esta boca es mía. En honor de Tipper Gore, años después, cuando se hizo pública la enfermedad terminal de Zappa, le escribió para darle ánimos y su respeto.

11 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Tweets that mention ¿Sabéis de dónde vienen las pegatinas de "Letras explícitas" en los cds? Preguntad a los Gore: -- Topsy.com

  3. Mo Del Viento Fresco

    Qué interesante, no conocía la historieta.

    Responder
  4. Angel Tejeda Herrera

    En esos días Al Gore era viscepresidente o Senador?, yo recuerdo que era senador y fue viscepresidenta después, con Bill Clinton, si no mal recuerdo en los días del PMRC el presidente era Ronald McDonald no? (Tenía que ser) En fin eso es lo de menos, lo que si es muy bueno, es la pelicula que saco VH1 sobre la historia del PMRC y de como Frank Zappa en compañía de Dee Snider y de John Denver Combaten contra las señoras encopetadas, está buenísima! En el papel de FZ esta Griffin Dunne, chequen esta liga http://www.vh1.com/shows/series/movies_that_rock/… Saludos! Mollo.

    Responder
  5. Arroyero (Publicaciones Autor)

    Angel: Era senador como bien indicas. No me sonaba bien y lo apunté para confirmarlo luego, y por supuesto se me olvidó. Me lié con las décadas, cosa que me pasa últimamente, supongo que debido a la edad. No conocía esa grabación, que voy a intentar buscar. Gracias!

    Responder
  6. Manuel de la Fuente

    Muy buen articulo, Carlos, yo también pensé en esta historia cuando escuché la noticia de la separación de los Gore. Sólo un matiz, si me permites. La canción que inició todo el follón no fue "Darling Nikki". Eso es una historia inventada, que Zappa asume como cierta en su autobiografía y que, a base de ser repetida, se ha acabado teniendo por cierta. Lo que pasó en realidad es que en un disco anterior de Prince, 1999 (1982) había una canción, "Let's Pretend We're Married", que tenía un verso ("I sincerely want to fuck the taste out of your mouth") que provocó una campaña de protesta de la PTA (la Asociación de Padres de EE.UU.), el germen del PMRC. Tipper Gore no monta la asociación por una canción, sino que la justificación de levantar el PMRC se encuentran en distintas protestas previas de la PTA, de la que la protesta contra esa canción de Prince es la que se elige por ser muy llamativa. Todo lo de "Darling Nikki" es mitología creada a posteriori. No cambia nada en lo sustancial la historia, pero así le damos a Prince el verdadero honor que se merece 🙂 Un saludo, y enhorabuena de nuevo 🙂

    Responder
  7. Pingback: Tipper y Al Gore contra Zappa y la libertad de expresión

  8. Arroyero (Publicaciones Autor)

    Ah, Manuel, no dejes que los hechos estropeen una buena historia 🙂 Gracias por la aclaración, que queda para la posteridad, y que viniendo de ti acepto sin reservas. La verdad es qe me interesaba, mas que los hechos en si, la historia de como alguien tan supuestamente anónimo como Tipper puede llegar a afectar la música tal y como la ocnocemos hoy en dia. Evidentemente no era "Tipper" en si lo importante sino el hecho de estar casada con un senador pero, al fin y al cabo, hechos son amores.

    Responder
  9. Luis Rull

    Genial artículo. La intervención de Gore es impagable. Se ve en la segunda parte del que has puesto: http://www.youtube.com/watch?v=lNZdMxkKcBw (ver a partir del minuto 4:08)
    .-= El último artículo de Luis Rull en su blog es.. Datos abiertos, política y ciudadanía activa: un cóctel imposible =-.

    Responder
  10. Manuel de la Fuente

    Es que ahí radica precisamente la trampa que comentas. La historia ésa de "Darling Nikki" está inventada para que Tipper se presente como una madre más, como una madre anónima, como el estereotipo de una madre americana preocupada por la educación de sus hijos: una madre escucha una canción inapropiada para su hijo e inicia todos los movimientos sociales que están en su mano para impedir tal peligro. Ésta es la trampa que, desde hace décadas, usan esos grupos pro-censura en EE.UU. Cuando la realidad es bien diferente: lo del PMRC no es un caso aislado de una madre preocupada por la educación de sus hijos, sino un paso más en toda una campaña política orquestada por varios grupos (PTA, grupos religiosos, etc.) para acabar con las ideas opuestas. Lo que pasa es que, a partir de la caza de brujas de McCarthy, estaba mal visto que fuese el poder político quien iniciase estos movimientos. Por eso siempre se eligen anecdotillas ridículas que tratan de crear esa ilusión de ciudadanos de a pie que combaten la supuesta decadencia de la sociedad. ¿Que todo ese follón se monta por un par de versos de una cancioncita de Prince? Venga, hombre! 🙂

    Responder
  11. Ed Hunter

    Primero quería puntualizar que Dee Snider es el cantante de Twisted Sister, lo que le hace ser más famoso que si hubiese sido el batería o el bajista.

    Además me parece más interesantes las anécdotas de Dee sobre este mismo asunto que las de Zappa. Para empezar, el comité se refirió a él siempre como Mr. Sister, no como Mr. Snider, por lo que él comenta que supone que el comité se pensaba que Twisted Sister era su nombre, no el del grupo.

    Además defendió que sus letras (en particular la mencionada "We're not gonna take it") por si mismas no eran ofensivas, sino que eran el espectador el que se ofendía, y que la razón de la ofensa estaba en todo caso en la interpretación mental del ofendido que debía padecer alguna "perversión", llamando "pervertida" a Tipper Gore, lo que encendió a al senador Al Gore que tuvo que ser reducido para evitar que agrediese físicamente a Dee Snider.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *