carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Stop Your Sobbing y el vudú

A principios de 1964 los Kinks grababan su primer LP, llamado como la banda en un ejercicio de originalidad muy común en aquella época. El álbum fue rehecho para su aparición en el mercado americano como You Really Got Me. Pero la verdad es que ni aun así el disco era nada del otro mundo. Ray Davies tardaría algo en llegar a su cima creativa y nada hacía presagiar en ése primer disco lo que vendría después.

Dentro de ese disco, en ambas versiones, aparecía una canción bastante normalita titulada Stop Your Sobbing, compuesta exclusivamente por Davies, que ni siquiera llegó a salir como single. Normalmente solo los mas completistas y fanáticos de la banda recordarían normalmente este tema pero…

Escondida en una producción bastante pobre, en este tema hace los coros una chica que se llamaba Rasa Dicpetri, y alguna virtud debía tener esta chica mas allá de sus dotes vocales porque Ray se prendó de ella y se casaron poco después en un matrimonio que duraría varios años.

Pero todo lo bueno se acaba, y éste matrimonio se disolvió a principios de los 70. Imagino la sorpresa de Davies cuando a finales de 1979 su casa discográfica le informa de que una banda desconocida de Akron, en Ohio, liderada por una mujer, quiere usar Stop Your Sobbing en su primer LP. Probablemente incluso le costaría recordar esa canción mas allá del detalle de haberle unido a su primera esposa, de manera que da su permiso pero quiere conocer a la líder, una tal Chrissie Hynde. La banda, por supuesto, era los Pretenders y el tema aparecería a principios de 1980 tanto en el LP como, esta vez si, como single. Y no solo éso, sino que se convierte en uno de los mayores éxitos de la banda.

Y la canción volvió a ejercer su exótico vudú, y Davies y Hynde se emparejaron durante cuatro años y tuvieron una hija en 1983.

Menos mal que la canción no era gran cosa. Por cierto que Davies también estuvo relacionado con Pamela des Barres, pero ésa es otra historia mucho menos original, conociendo a la gran Pamela…

1 Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *