carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

La muerte del album musical

Hace unos dias compré la descarga digital del último disco de Coldplay Viva la Vida. Me costó unos 10 euros por una calidad de 320 Kbps. Un precio muy razonable que por supuesto no hará que la gente se descargue menos el disco de forma ilegal, una de las razones que la gente usaba para justificarse. Pero no era ése el tema que quería tratar. Ni siquiera el disco en si.

fundador1 Empecé a escuchar música en los años 70 y recuerdo especialmente los discos sorpresa Fundador, con 2 temas en cada cara de un disco de 45 rpm. Cada cara además (¿o era sólo la segunda?) acabada con un jingle de Fundador. De ahí pasé a cosas mayores y recuerdo perfectamente el primer LP serio que me hizo vislumbrar que otra música existía por ahí. Ese disco era Weird Scenes Inside the Gold Mine, una de las primeras recopilaciones de The Doors, del año 72, disco que jamás he vuelto a oir.

Desde entonces he escuchado miles de LPs o CDs, además de los que componen mi relativamente extensa colección, y no entiendo la escucha de una obra si no es en formato LP o CD.

image Todo lo anterior me lleva a la cuestión siguiente. En estos servicios digitales se puede comprar cada tema por separado o el álbum completo, y a pesar de que en ocasiones estos temas son simplemente introductorios, o de sonidos inconexos, de pocos segundos de duración, sigo pagando por ellos, y soy consciente de que es absurdo, pero me siento incapaz de eliminar esos cortes de la descarga y ahorrarme aunque sólo sea unos céntimos. Los considero fundamentales. Hace tiempo los descargaba simplemente para pasarlos a CD, pero ya hace tiempo que no lo hago. Los escucho directamente desde el ordenador.

¿Están cambiando las tendencias? Y si es asi, ¿Cómo afectan a los artistas? Si el futuro de la distribución musical está en las descargas como parece ser el caso, ¿qué sentido puede tener para el artista crear temas de enlace, o una introducción, o un corte que simplemente una textura al conjunto, si el usuario puede simplemente ignorarlo? ¿Puede vivir de su obra el artista si sólo le pagan por 2 ó 3 temas de los 10 ó 12 que ha compuesto?

¿Estamos asistiendo a la muerte del concepto de álbum y la resurrección del sencillo?

3 Comentarios

  1. Rodrigo

    Que tal, excelente blog.

    Acerca del tema, soy de los primeros en votar a favor del Álbum (físico); No tengo nada en contra de las descargas electrónicas, pero si esto es la causa de la extinción del CD entonces habrá un problema.

    Habemos gente que nos encanta la música y tenemos colecciones de CD’s, (hasta LP’s). Coincido totalmente contigo en que: ¿A dónde nos lleva escuchar un buen disco si solo presionamos download (pago previo) y desperdiciamos la obra completa?

    ¿En dónde queda la emoción y culto de ir a comprarlo a la tienda, abrirlo, ver el libreto y reproducir el disco en un buen aparato y sentarse comodamente a escucharlo?
    Muchos artistas del mainstream (no todos), puede no importarles ya que su unico fin es forrarse con sus sencillos.

    Yo compré Viva la Vida en formato físico en Digipack y es una belleza. Estoy seguro que no lo hubiera disfrutado ni valorado si solo lo hubiera descargado de iTunes u otro servidor.

    Ojo, no critico a quienes consiguen su música de esta manera, lo único que pido a las casas discograficas es que se sigan comercializando los CD´s, lástima que estas solo lo ven por el lado económico. Y así como “loudness war” estas casas discograficas estan destrozando la musica y por lo tanto el arte.

    Ahora la portada es solo una imagen en bits, de booklet ni hablar ¿O acaso también te lo dan con la descarga? de esto no estoy seguro. Lo que si se es que es muy diferente apreciar una portada en vivo y a todo color que solo verla en un triste monitor.

    Me gusto mucho tu conclusión, nunca lo habia visto de esa forma. Volver a los sencillos, es muy probable.
    Primeramente porque con las descargas tienenes la oportunidad de obtener los temas que quieres, y la mayoria de la gente sin tener criterio musical y solo la cultura de la moda bajan los que pasan en MTV o este tipo de programas que no son para nada de mi agrado. (aunque, dicen que en MTV ya ni videos transmiten)

    No es una falsa supremacia la que me orilla a restregar mi gusto musical, hacia los que no lo tienen. Pero es muy injusto que a los que nos encanta comprar los discos, escucharlos, valorarlos (LA OBRA ENTERA Y NO SOLO SENCILLOS) seamos la minoria y por lo tanto salgamos perdiendo.

    Aunque pensandolo bien, puede que se sigan comercializando los discos, a menores cantidades, sino es que a pedido (Amazon por ejemplo).

    Si quieres agregarme para platicar mas sobre estos temas, he puesto mi mail (necesario para escribir).

    Muchas Gracias, y disculpen el tocho.

    Responder
  2. toquedelimon

    Muy buen artículo y muy buen comentario, ha sido un placer leeros y comparto opinión, me preocupa que desaparezcan los vídeos conceptuales y los interludios :S.Saludos.

    Responder
  3. Pingback: La batalla legal de Pink Floyd y sus implicaciones musicales | Carlos Formby

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *