carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Muerete Alfonsina

Nunca he sido especialmente sociable. Huyo de las multitudes y para no sentirme incómodo necesito una mínima proporción entre conocidos y desconocidos en cualquier grupo, aunque con los años me he vuelto mas tolerante. Evidentemente ésto no facilitaba la aceptación de mis pares en mis años mozos y temía especialmente, allá por los setenta y principios de los ochenta, las excursiones y variados viajes de fin de curso. En estas ocasiones siempre había un personaje que invariablemente atraía todas las atenciones, especialmente de las féminas, y todas las miradas asesinas, especialmente las mías. En mi adolescencia, este personaje era el guitarrero. Curioso personaje que, ya fuera a Mallorca o a la esquina a comprar tabaco (cigarrillos sueltos en aquella época, por supuesto) se llevaba consigo su guitarra. Rara vez dicho instrumento de tortura personal tenía todas sus cuerdas, aunque de poco servían para los tres o cuatro acordes que sabía el sujeto en cuestión. Dios, como odiaba al individuo y su burdo – por mas que exitoso – ritual de apareamiento.

Cual Félix Rodriguez de la Fuente, yo observaba el ritual desde mi asiento estratégicamente alejado y preveía cada fase del cortejo: Con paciencia el guitarrero esperaba el momento muerto que en todos estos viajes se da en varias ocasiones y se dejaba querer haciéndose de rogar para que tomara su instrumento (una funda ¿para qué?) y, siempre al parecer por petición popular iniciara su limitado e invariable repertorio que consistía en, salpicado de sevillanas (la tierra y la morriña es lo que tiene, aunque hubiéramos salido apenas hacía diez minutos de la ciudad), el hit parade de los guitarreros adolescentes que consistía de forma casi invariable de, y tiemblo al recordarlo, temas de Silvio Rodriguez y Pablo Milanés.

El no va mas de la sofisticación se producía cuando algún guitarrero mas avezado intercalaba alguna representación patria, es decir, Aute. Mis gustos ya estaban en otro sitio por aquella época, en When The Music is Over de The Doors, y entre la cantidad ingente de basura que se produjo (y se vendió) en la movida madrileña se podían vislumbrar algunas obras interesantes que mostraban que la música española buscaba nuevos caminos, pero el Guitarrero seguía empeñado en músicas que sólo tenían razón de ser en contextos que por supuesto él desconocía por completo. Con frecuencia me imaginaba a Alfonsina ahogada por mis propias manos en el mar de los cojones, o corneada hasta la muerte por un unicornio azul, o variaciones igual de satisfactorias. Me dolían los dedos de intentar tocar acordes imposibles para emular a Clapton o Alvin Lee y ahí estaba ese infame llevándoselas a todas de calle con un Do y un Re menor. Eso si, estrangulando la guitarra con una cejilla en el tercer traste desde que la compró a algún otro guitarrero ya retirado por un cartón de 1X2.

Evidentemente todo ésto puede interpretarse como una manifestación precoz de la mas profunda envidia, pero comprenderéis que rechace de plano dicha opción sin mayor detenimiento, con los años que he tardado en forjar mi ego. Prefiero pensar en que mi cultura musical ya estaba, incluso en esa temprana época, a años luz de la media, y me consuelo pensando en la escoliosis que espero el guitarrero esté sufriendo a consecuencia de sus malos hábitos de transporte mientras que a mi sólo me duelen los dedos de escribir sobre la música que hacen otros. Se que es difícil de creer, pero de hecho pensaba escribir sobre OTRA COSA. Otro día será…

6 Comentarios

  1. Tracy Lord

    Pues querrías escribir de otra cosa, pero yo me lo he pasado muy bien leyéndote.
    .-= El último artículo de Tracy Lord en su blog es.. Batiburrillo =-.

    Responder
  2. hdimassimo

    Lo mismo que Tracy Lord te digo yo. Me lo he pasado pipa, porque además, otra época y otro momento, quien más quien menos ha "sufrido" algo parecido. Gran post.

    Saludos.
    .-= El último artículo de hdimassimo en su blog es.. Videoclip: Scar Simetry & Nevermore =-.

    Responder
  3. El Comodin

    Esto de la Alfonsina es muy comun a otras historias de artistas, la fijacion por una persona ha arriunado vidas y hasta familias enteras.

    Responder
  4. Arroyero (Publicaciones Autor)

    Gracias por vuestros comentarios aunque encuentro el tuyo, Comodín, algo críptico, salvo como premonición de lo que me depara el futuro. Por lo demás, solo lamento que el calentón coincidiera con el fallecimiento de la autora de Alfonsina, Mercedes Sosa.

    Responder
  5. Gastroboy

    Mercedes NO fue autora de ningún tema musical que haya grabado, si bien fue una gran cantante. "Alfonsina …" es del pianista argentino Ariel Ramírez con letra del historiador y poeta Félix Luna. No me provoca temblores ese tema pero sí comparto vuestra desesperación y espasmos nerviosos ante cualquiera de la Trola Cubana perdón, la trova la trova.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Alfonsina_y_el_mar

    Curiosamente se puede encontrar en Youtube una interesante versión del bajista de Jazz israelí Avishai Cohen. Quién sabe dónde la habrá escuchado…

    Responder
  6. Arroyero (Publicaciones Autor)

    Te agradezco la corrección. Elegí mal la palabra autor, tan de moda últimamente. Conocía la "autoría" de Luna, pero no así la de Ariel Ramirez. Siempre se aprende algo. En cualquier caso, el artículo pretende ser humorístico y no niego la calidad y belleza tanto de Alfonsina como la de muchas composiciones de la época, incluyendo las cubanas. El objetivo de la burla es mas bien una actitud y unos recuerdos que, como todos, son subjetivos. Buscaré la versión de Cohen, por supuesto.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *