carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Kenny Garrett Superstar

Escribo estas lineas a la mañana siguiente al concierto que dió el Kenny Garrett Quartet en Alhaurín de la Torre en un recinto a rebosar. No me sorprendería que todavía estuviera la banda sobre el escenario, tan reacio como parecía Garrett a abandonarlo.

Pero no nos adelantemos. No es este saxofonista de Detroit alguien a quien siga de cerca, por lo que no conozco su repertorio al detalle, pero el concierto dio comienzo, algo tarde para lo que suele ser habitual, con un magnífico y potente tema que hacía parecer imposible mantener el ritmo a lo largo de la velada. Apoyado en la frenética y poderosa – aunque nada sutil – batería de un Marcus Baylor procedente de los Yellowjackets, cual John Bonham redivivo, y un excelente Benito Gonzalez al piano, aportando delicadeza, elegancia y retazos latinos al conjunto.

Y por supuesto Kenny Garrett. Ya conocía su magistral dominio del instrumento y de sus recursos interpretativos, pero me sorprendió su interacción con el público. No es éste mundo del jazz dado a estas muestras de complicidad con el respetable y a las constantes demandas de aplauso por el solista, acostumbrados como estamos a darnos por satisfechos con que los músicos se dignen dirigirnos la mirada de vez en cuando. ¿Es malo, por ello, que Garrett animara al público a cantar o dirigiera sus aplausos según la zona de la platea? No necesariamente. El problema reside, y es éste un tema que da para mucho mas de lo que quiero extenderme aquí, si para conseguirlo se usan simplificaciones y se eliminan toda la complejidad y texturas de un tema para reducirlo a una melodía facilona y fácil de tararear por el personal. Es muy de agradecer a Garrett el intento de crear esta complicidad con el público pero solo lo consiguió con cierta parte del mismo, abrumadoramente mayoritaría, éso si, sacrificando a los que realmente fueron a oirle a él y no a sus vecinos de fila. Prueba de esta puesta en escena fue el largo, larguísimo, final, en el que estiró ad-infinitum su Happy People para dar juego a los tarareos y aplausos de la entregada congregación. Todo, por supuesto, muy estudiado ya que lo hace en todos sus conciertos.

Un concierto, resumiendo, digno pero que fue de mas a menos. Garret ha elegido un camino poco habitual en el jazz contemporáneo, lo cual por si solo ya es un punto a su favor. Lo que no se es si este camino le lleva a donde quería llegar. O si, a juzgar por el final, llegará algún dia.

Otros artículos de la misma serie:

  1. Portón del Jazz 2008
  2. Scott Henderson Jazz Band
  3. Spyro Gyra
  4. Porton del jazz 2009
  5. John Scofield - El Concierto Perfecto
  6. Victor Bailey contra la Fisica
  7. Granada Big Band
  8. Porton del Jazz 2010
  9. Mezzoforte en el Porton del Jazz
  10. Kurt Elling en el Porton del Jazz
  11. Contact en el Porton del Jazz
  12. Portón del Jazz 2011
  13. Kenny Garrett en Alhaurín de la Torre
  14. Kenny Garrett Superstar
  15. Porton del Jazz 2014

1 Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *