carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Ganador concurso ZPZ

El ganador del concurso ZPZ ha sido Francisco Aguilar, de El Salvador, al elegir el tema Cheepnis. El premio ya vuela hacia allá…

1 Comentario

  1. Francisco

    ZAPPA PLAYS ZAPPA (2008)

    Temas:
    1. Tell Me You Love Me
    2. Florentine Pogen
    3. Cheapnis
    4. Cosmik Debris
    5. I’m the Slime
    6. Don’t Eat The Yellow Snow
    7. St. Alfonzo’s Pancake Breakfast
    8. Father O’Blivion
    9. Black Page #2
    10. Peachen En Regalia
    11. Zomby Woof
    12. The Torture Never Stops

    Me gané este disco gracias al concurso que Carlos promovió en la LiZta de Google; iniciativa que me pareció excelente, por lo que espero que tenga continuidad en el futuro. Gracias Carlos!
    Bueno, pasando a mi primera impresión del disco, primeramente quiero aclarar que suelo valorar los “discos tributo” de la siguiente forma: entre más se acerque a las versiones auténticas, menos me gusta; e inversamente, entre menos se acerque a las versiones auténticas, más me gusta. Y es que no tiene sentido escuchar un clon, uno mejor va y escucha directamente el original. Lo interesante son los nuevos arreglos, diferentes estilos, improvisaciones, etc.
    Pues bien, de mi primera escucha, me temo que Zappa Plays Zappa cae dentro del primer grupo: o sea, lo que siguen más o menos fielmente las versiones originales. Siendo así, debo desechar el criterio de enjuiciarlo sumando los elementos novedosos -pues estos prácticamente no existen- y buscar sus virtudes por otro lado.
    Otro problema, completamente distinto, es que el set de temas está enfocado en el repertorio “pesado” -por decirlo de alguna forma- o enfocado en lo vocal de Zappa. Y resulta que a mi las facetas que más me gustan de Zappa son las más cercanas a lo clásico (Uncle Meat, Burnt Weeny Sandwich, etc.) o al jazz (Hot Rats, Waka/Jawaka, etc.). En efecto, del set, el único tema que figura entre mis preferidos de Zappa es Peaches En Regalia; los demás son temas que me gustan, pero que podría vivir sin ellos. Eso también, de por sí, añadía una dificultad para que el disco me cautivara.
    Vamos tema por tema…
    Tell Me You Love Me: buen tema para abrir el concierto.
    Florentine Pogen: parecía, por su duración, ser uno de los platos fuertes del disco, pero me pareció demasiado apegado al original.
    Cheapnis: No me gustó; particularmente, por las “voces especiales”, que son irritantes.
    Cosmik Debris: Buena interpretación; más “ajazzada” que la original. Tres solos. Destaco el solo de saxofón (nada de virtuosismo, pero sí, ejecutado con mucho “gusto”).
    I’m The Slime: No me gustó; nuevamente, por la interpretación vocal (la introducción, en particular, arruina la genuina atmósfera del tema).
    La suite de “The Yellow Snow”: Otro que prometía, pero no le agrega nada al original, salvo, por ahí, un ritmo ska, que me pareció fuera de lugar.
    Black Page #2: Interpretación impecable y con mucha fuerza. Supongo que los “invitados especiales” tienen mucho que ver en esto.
    Peaches En Regalia: Buena interpretación (pero qué versión de Peaches puede fallar?).
    Zomby Woof: Excelente intepretación. Fabuloso solo de guitarra (muy largo!). Mejor tema del disco.
    The Torture Never Stops: Por su duración, prometía ser EL plato fuerte del disco, pero me quedé esperando el momento de revelación. Buena oportunidad para Dweezil de lucirlo, pero es completamente desaprovechada. Suena muy inseguro, probando sonidos, efectos, etc., pero ni por cerca de un solo consistente (“composición instantánea” como los de Zappa). En todo caso, la interpretación tiene -si se quiere- un “aire” distinto al de la original, más ajazzado y amenazador -quizás- que la original, lo cual la hace única. Además, se puede escuchar a Joe Travers en todo su esplendor. El final del tema también es muy potente.
    En cuanto a la banda, ya se podrá sospechar mi opinión sobre Dweezil. Aunque, hasta cierto punto, este podría considerarse un disco de él, y por lo tanto, una “oportunidad” para él de destacarse, a mi juicio, Dweezil es el gran ausente en este disco. No sé si por humildad o un “sentido de grupo” más fuerte. Pero a mí me da la impresión que el hijo del genio no heredó nada. Hombre, sí que puede tocar. Sólo para aprenderse un tema de Zappa, ya se necesita ser muy competente en el instrumento. Pero no tiene un estilo propio o tan siquiera individual, algo (tono, efectos, frases, etc.) que lo diferencien mínimamente de tantos otros guitarristas competentes, como sí es el caso, por ejemplo, de Frank Zappa, David Gilmour, Steve Howe, Ritchie Blackmore, Robert Fripp, Steve Hackett, o incluso, Tony Iommi, que son inconfundibles. Entienden a lo que me refiero? Y ello se ve agravado con el hecho de que me pareció que el canal de la guitarra está un poco bajo en la mezcla.
    En cambio, Joe Travers, el famoso archivista de Zappa (aunque la saga de Joe no sea tan convincente), sí es un excelente percusionistas, digno sucesor de Chester Thompson, Terry Bozzio y Vinnie Colaiuta.
    El aspecto vocal, en general, me parece débil, pues el enfoque es bastante parecido en todos los temas. Quién canta???
    Sobre los invitados especiales (Murphy Brock, Bozzio, Steve Vai) no hay nada que contar; ya los conocemos.
    El resto de la banda pasa más o menos desapercibida, aunque indudablemente se han aprendido bien los temas y los saben ejecutar a la perfección.
    Algo que me molestó es que el libretto (2 páginas) trae muy poca información. No aparecen créditos tema por tema, por lo que no se sabe en qué temas tocan Terry Bozzio Vai. Sólo porque es mencionado expresamente, sabemos que Vai toca el formidable solo de Zomby Woof. En cuanto a Bozzio, podríamos suponer que toca en The Black Page #1.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *