carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

El final de las canciones

No, no me refiero al supuesto ocaso de la industria musical sino exactamente a éso, al final de las canciones o, para ser más exacto, a los finales con fade-out o desvanecimiento progresivo del volumen. ¿Cuándo surgen? ¿Por qué?

No se a vosotros, pero a mi una canción que termina de esta forma automáticamente pierde puntos en mi inconsciente justiciero. ¿Cómo? ¿No se han molestado siquiera en darle un final como Dios manda?

Ejemplo gráfico de Fade-out

Pues bien, las cosas no son normalmente tan simples. Evidentemente en la mayoría de los casos la pura verdad es que no ha habido ganas y/o talento para darle un final digno a la canción, pero hay otras razones. Veamos…

En el principio de los tiempos (de la grabación musical, se entiende) el efecto no existía. era simplemente imposible de conseguir con los medios de la época en la que básicamente y en una sola toma todos los intérpretes interpretaban lo que fuera y la grabación era recogida en un cilindro. No había ningún tipo de alteración. Lo que sonaba era lo que se grababa. Por tanto, la única forma de conseguir el efecto era bien hacer que los intérpretes tocaran cada vez a un menor volumen – Algo mucho mas fácil de decir que de hacer, y casi imposible de grabar con fidelidad – o, de una forma mucho más simple, hacer que los intérpretes se alejaran del micrófono.

Pero realmente a lo que me estoy refiriendo es al efecto conseguido por la alteración del sonido “a posteriori”, y éso solo fue tecnológicamente viable hasta que las primeras mesas de mezclas estuvieron disponibles a mediados de los años 20 y aún entonces, el sonido grabado era un lujo que solo unos pocos podían permitirse.

La inmensa mayoría de las grabaciones de la época se han perdido y para encontrar una de los primeros usos del “fade-out” hay que llegar a 1930 y la grabación del Beyond the Blue Horizon de George Olsen, que en este caso tenía una intención artística: El tren que se aleja…

En 1933 ya encontramos ejemplos de “fade-out” sin motivo aparente que lo justifique, como este tema de los Dorsey Brothers, “Old Man Harlem”

De manera que ya tenemos los medios técnicos imprescindibles para conseguir el efecto pero, ¿Por qué usarlo?

  • La principal razón, evidentemente, es la ya mencionada: Comodidad. Lo dejamos así y nos ahorramos componer un final.
  • El principio de la explosión de los singles de 45 rpm coincidió con el de las radio-fórmulas, y por las limitaciones técnicas de la primera época la calidad del sonido en estos discos bajaba enormemente a partir del cuarto minuto por lo que no se grababan más de tres. Las emisoras de radio se acostumbraron a este límite de tres minutos y para cuando el límite técnico desapareció siguieron imponiéndolo a las discográficas. De esta forma se usaba el fade-out para recortar la duración del tema, que originalmente o en su versión LP duraba más.
  • También se ha usado como argumento el psicológico: El efecto que crea al repetir un estribillo varias veces mientras desaparece hace que la canción permanezca más tiempo en la memoria, dado que el cerebro tiende a “compensar” lo que falta y lo imagina.
  • No siempre era una decisión artística. Cuando los temas se grababan de una vez una buena toma podía echarse a perder por un final fallido. El estudio consideraba entonces que era mas barato eliminar ese final que emplear tiempo y recursos en volver a grabar el tema desde el principio.
  • A veces era simple cuestión de marketing: Los DJ evidentemente no podían conocer de memoria todos los singles que les llegaban, y preferían usar aquellos con fade-out porque les indicaba que la canción se estaba acabandoy les permitía, por ejemplo, hablar a tiempo por encima para dar paso a las noticias.

Así pues, ejemplos de temas con finales con fade-out hay muchos, unos mas justificados que otros, pero puestos a elegir me quedo con éste de los Eagles de 1976: New Kid In Town. No solo es una joya pop con preciosas melodías y coros de voces, sino que en lugar de usar un fade-out directamente cuando parece que el tema está llegando a las últimas notas y antes de desvanecerse comienzan a jugar con la melodía introduciendo escalas menores y nuevos contrapuntos. Hay un fade-out, si, pero cómo mejorar ese final a partir del minuto 3:30?

2 Comentarios

  1. Pingback: En defensa del Fade-out – Ningún Bar Abierto

  2. Tarboxi

    ¡Interesante, gracias! Voy a escuchar las canciones que pusiste.

    ¿Y qué decís de las canciones con el estribillo sólo al final de ellas?

    *** CANCIONES CON EL ESTRIBILLO AL FINAL ***

    El estribillo de las canciones, melodía más o menos pegadiza con letra que se repite en varias partes de ellas, en algunos temas se reserva para o aparece al final de ellos.

    Se me ocurren “Cada día” de Rosendo y “Egun argian” de Mikel Urdangarin:
    * https://m.youtube.com/watch?v=SvQ_CpGg-Uk
    * https://m.youtube.com/watch?v=ExhM1NG7jGA

    Y, es que, como canta el mismo Rosendo Mercado, “A veces cuesta llegar al estribillo”. Y ¡lo que es internet y su gran poderío!, inexistente hace unos años, me acabo de enterar de este tema de nuestro viejoven rockero, cuyo título viene que ni pintado para este hilo (¡Y tenía que ser el mencionado Rosendo! ¿Será especialista en estribillos al término de sus composiciones?):
    * https://m.youtube.com/watch?v=iDtMhCxmd1o

    ¿Qué más canciones que conocéis dejan el “chorus” para el final?

    Y seguro que alguien define mejor “estribillo”, que no soy músico ni sé solfeo.

    Grazie!

    Fuente: https://www.adslzone.net/postt434458.html

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *