carlos@formby.es +626926417

Formby.es

Web Oficial y Blog desde Alhaurín de la Torre

Dancing In The Dark (The Band Wagon)

En 1931 Fred Astaire, junto a su hermana y entonces pareja artística Adele, estrenó en Broadway una obra llamada The Band Wagon. Poco después pasaría al cine y se convertiría en estrella, pero a mediados de los 50 su carrera se había estancado, o al menos éso creía él. Habían llegado nuevos bailarines con nuevas y revolucionarias coreografías y formas de entender el baile, y él parecía haberse convertido en una vieja gloria.

Por eso quiso interpretar el guión que le presentaron Arthur Freed y Betty Comden acerca de una estrella de baile que había conocido tiempos mejores. Pagaron una pequeña fortuna para adquirir los derechos de The Band Wagon para acabar cambiando la historia completamente y dejar sólo el título y tres números musicales del original. En España ni siquiera éso porque el título se cambió por Melodías de Broadway 1955.

Dancing In The Dark era una de las canciones que se mantuvieron. Su pareja de baile fue Cyd Charisse que interpreta a una estrella de la danza clásica con la que tiene que trabajar Astaire a regañadientes, obligado por el productor. Sus distintos conceptos del baile da pie a varias de las mejores escenas de la película, y la mezcla entre sus vidas reales y los personajes que interpretan son bastante autobiográficos, incluyendo por ejemplo los problemas que tiene Astaire para bailar con alguien tan alto como Charysse. Observad en la escena que ella no lleva tacones, cosa poco habitual en la época, para estar “a la altura” de Astaire.

Es ésta a mi gusto una de las mejores escenas de la historia del cine. No solo por la maravillosa partitura de Arthur Schwartz sino por la increible perfección de todos y cada uno de los movimientos que ejecutan de forma natural los bailarines. La cámara se limita a alejarse y no estorbar, como temerosa de romper el momento mágico que se estaba produciendo frente a su objetivo. Me emociona especialmente como inician el baile, de forma sutil e independiente, y como acaba en el carruaje, y como Astaire domina de forma magistral los contrapesos para poder interactuar con alguien de la altura y peso de Charysse.

1 Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *